Aplazamiento de deudas tributarias contemplado como medida urgente para responder al impacto económico del COVID-19

Aplazamiento de deudas tributarias contemplado como medida urgente para responder al impacto económico del COVID-19

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Noticies

En qué consiste el aplazamiento de deudas tributarias contemplado en el RDL 7/2020, de 12 de marzo, como medida urgente para responder al impacto económico del COVID-19.

Conoce todos los detalles.
En el Boletín Oficial del Estado de 13 de marzo se ha publicado el Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19.
Estas medidas complementan las contenidas en el reciente Real Decreto-ley 6/2020, de 10 de marzo, por el que se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública, adopta una serie de medidas urgentes, orientadas a evitar la propagación de la enfermedad, mantener la protección social de los trabajadores por cuenta propia o ajena y garantizar el suministro y la mejor distribución de medicamentos y productos sanitarios.
Una de las prioridades identificadas en el Consejo Europeo extraordinario celebrado para de analizar la situación en los Estados Miembros y tomar las medidas necesarias dentro de un enfoque europeo común es hacer frente a las consecuencias socioeconómicas. A esta finalidad responde este Real Decreto-Ley.
En su capítulo IV, se recogen las medidas de apoyo financiero transitorio que persiguen mitigar el posible impacto que el escenario de contención reforzada pueda tener en los sectores más vulnerables de la economía; es decir en PYMES y autónomos.
Para evitar las posibles tensiones en tesorería que puedan experimentar, se contempla en su artículo 14 el aplazamiento de deudas tributarias en el ámbito de las competencias de la Administración tributaria del Estado.
Así, se concede el aplazamiento del ingreso de las deudas tributarias que se encuentren en período voluntario o ejecutivo correspondiente a todas aquellas declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones cuyo plazo de presentación e ingreso finalice desde el 13 de marzo hasta el día 30 de mayo de 2020, ambos inclusive, durante seis meses, sin constitución de garantías siempre que las solicitudes sean de cuantía inferior a 30.000 euros.
Este aplazamiento será aplicable también a las deudas tributarias correspondientes a obligaciones tributarias que deban cumplir el retenedor o el obligado a realizar ingresos a cuenta, a las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos y a las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.
Para la concesión del aplazamiento es preciso que el deudor sea una persona o entidad con un volumen de operaciones no superior a 6.010.121,04 euros en el año 2019, siendo las condiciones del aplazamiento las siguientes:
• El plazo ha de ser de seis meses.
• No se devengarán intereses de demora durante los primeros tres meses del aplazamiento.